Lee este post en alemán, francés o inglés.

Ha sido un año complicado. La recesión de 2020, conocida como la del confinamiento, ha afectado negativamente a siete de cada diez millennials. Por ello, es más importante que nunca que empieces a pensar en la gestión de tu propio dinero. Pero ¿cuál es el punto de partida? No te preocupes, vamos a compartir algunos consejos básicos contigo.

Define tu objetivo

Definir un objetivo económico personal hacia el que encaminarse es más importante que nunca para abordar con tranquilidad tu futuro financiero. Cuando realmente te tomas un tiempo para hacer un seguimiento de tus finanzas, te das cuenta de que el gasto que suponen tus tazas de café matutinas y el «capricho» de pedir una o varias pizzas empiezan a sumar.

La generación millennial es a menudo conocida como la “generación perdida”, lo que significa que se pasa la vida intentando (y no consiguiendo) alcanzar sus metas financieras a largo plazo.

Sin embargo, no tiene por qué ser así, si te conviertes en un profesional en el establecimiento de objetivos financieros claros. Solo tienes que saber dónde quieres estar, adónde quieres ir y para qué quieres usar tu dinero en el futuro.

Tener un objetivo será el incentivo necesario para considerar cada decisión de gasto de manera más sabia, con lo que ahorrarás dinero a largo plazo.



Tus objetivos podrían ser:

● Liquidar un préstamo o una deuda

● Ahorrar para dar un paso en tu vida (coche, propiedad, viaje)

● Aumentar tu patrimonio neto

● Crear un fondo de emergencia

Haz un presupuesto

La razón más común por la que la gente no puede evitar vivir al día es que gastan sin tener un presupuesto. Vivimos en un mundo en el que estamos muy influidos por los medios sociales y los anuncios que impulsan al consumo y a las compras constantes. No te culpamos: ¡es difícil no gastarlo todo! Tu presupuesto depende de tus objetivos financieros. Necesitas saber dónde estás para averiguar a dónde quieres ir.

Empieza por evaluar tu salario y controlar tus gastos esenciales, como:  el alquiler, la comida y el teléfono/internet. A partir de ahí, echa un vistazo a tus gastos no esenciales como las cuotas o las compras adicionales. ¿Te puedes permitir tantas cuotas mensuales y salidas de compras? ¿Puedes vivir sin ellas? Intenta poner orden en tu vida financiera y deshazte de lo que no sea esencial. Deberías tener algo de dinero sobrante en tu cuenta bancaria después de pagar tus gastos esenciales. Lo que queda es tu presupuesto.

Libérate de la deuda

La deuda es una cuestión muy personal y ciertamente no hay una solución única para todos. La deuda adopta todo tipo de formas y tamaños, y depende de muchos factores. Sea como sea, lo cierto es que al 86 % de los millennials les preocupa pagar los préstamos y estar al día con sus facturas. Se ha demostrado que esto afecta mucho menos a las generaciones mayores.

Evitar o ignorar las deudas mientras aspiramos a un sueldo más alto no mejora la situación. Las dificultades económicas siguen creciendo y planeando sobre nosotros, sobre todo cuando la deuda trae consigo intereses altos. Por lo tanto, en lugar de no pensar en ello, evalúa toda la deuda que tienes, calcula lo que debes y cómo puedes encajar los pequeños pagos en tu presupuesto de gastos esenciales. Te recomendamos recurrir a un calendario de pagos, ya que te permitirá tener una mejor visión general.

Una vez que te hayas configurado tu plan de pagos, con independencia del plazo, podrás ir siguiendo tus avances y gestionando mejor tu presupuesto.

Prueba aplicaciones de finanzas personales

En esta maravillosa era de la tecnología, existe una aplicación para absolutamente todo. Si ya existen app de dietas y de citas, no es de extrañar que también las haya para ayudar a gestionar el dinero.

En el mundo de los pagos digitales, es fácil perder la cuenta de cuánto has gastado en un mes. Todo el mundo conoce la sensación de negarse a mirar el saldo de su cuenta bancaria por miedo a descubrir que ha gastado mucho más de lo que pretendía. Son los pequeños gastos los que perdemos de vista. Disponemos de una gran cantidad de aplicaciones para seguir el rastro a nuestro dinero. Por ejemplo, Mint y YNAB. Y por supuesto, Bitpanda Savings, nuestra herramienta que te permite invertir automáticamente en más de 30 activos digitales para que puedas beneficiarte del efecto del coste medio.

Piensa en tu jubilación

La generación millennial ha sido testigo de múltiples caídas del mercado y de dificultades económicas. Por ello, siente una gran preocupación por sus ahorros y por el futuro.

No pasa nada por empezar demasiado pronto. Puede resultarte muy útil aplicar los planes y aportaciones que ofrecieron tus pasados empleadores u ofrecen los actuales. Mucha gente olvida los planes de jubilación de sus anteriores empleadores, y por eso hay tanto dinero de jubilación sin reclamar en todo el mundo. Presta atención e investiga dónde lo guardaste y colocaste todo.

Cualquier ahorro que puedas tener escondido por ahí, es mejor conservarlo en un lugar donde, en vez de acumular polvo, genere valor y supere la inflación. Contrata planes 401(k), abre cuentas de ahorro o invierte para asegurarte de que tu dinero genere más riqueza con el tiempo.

Administrar tu dinero no es fácil y no hay una sola forma correcta de hacerlo. En un clima económico como este, es importante empezar y tener metas, adoptar una visión de conjunto, contratar planes de deuda y pensar en la jubilación. Tu futuro monedero te lo agradecerá.

Toma el control de tu futuro financiero hoy con Bitpanda