Lee esta entrada en alemán, francés, inglés, turco, polaco e italiano.

El último año y medio ha sido un viaje increíble para todos los que formamos parte de Bitpanda. Nuestro equipo ha pasado de 150 miembros a más de 500, y en él hay 44 nacionales distintas. También hemos aumentado significativamente nuestra base de clientes y hemos completado con éxito nuestra ronda de financiación de serie B. Y todo ello en medio de una pandemia mundial.

Aunque este hipercrecimiento es emocionante, a menudo vemos que las empresas tienden a centrarse en las últimas y mejores innovaciones técnicas, lanzamientos de productos y tendencias financieras positivas cuando experimentan un éxito fulgurante.

Sin embargo, no podemos pasar por alto que este nivel de escala es impulsado por personas: equipos que trabajan incansablemente, a 200 por hora y sin levantar el pie del acelerador. Si añadimos la COVID-19 a esta mezcla, los miembros del equipo trabajan aún más horas que nunca en esta "nueva normalidad", sin separarse de la pantalla de sus portátiles y en una oficina doméstica que ahora se mezcla con su espacio personal.

Como empresa tecnológica moderna, queremos dar el ejemplo adecuado. La salud y el bienestar de nuestra gente son primordiales. Su dedicación, su trabajo duro y su resiliencia son el verdadero motor del éxito de nuestra empresa. Precisamente por eso, tenemos que cuidarlos. Todos acarreamos esa fatiga de Zoom (o de Slack), esa incapacidad para desconectar y esa sensación de que para nada existe un equilibrio entre nuestra vida personal y profesional. La línea que las separa parece desdibujarse. Así que, mientras nos preparamos para la segunda mitad del año 2021, nos concedemos un permiso colectivo para tomarnos un descanso y recargar pilas, algo que demasiado a menudo olvidamos hacer.

Lo que está ocurriendo:

Hemos decidido tomarnos un "respiro" y dar un fin de semana libre (pero pagado, por supuesto) a todos los miembros de nuestro equipo (empleados a jornada completa, media jornada y becarios, todos). Queremos que nuestros empleados sientan que realmente pueden desconectar y tomar distancia. Queremos que se centren en sí mismos y en sus seres queridos, que saquen algo de tiempo para hacer ejercicio, leer, preparar una nueva receta o incluso viajar (¡de forma segura, eso sí!).

¿Por qué lo hacemos en toda la empresa?

Porque lo mejor para nuestra gente y nuestros equipos es también lo mejor para Bitpanda como empresa. Tras casi 18 meses de increíbles escaladas, cierres y restricciones, Europa empieza a abrirse de nuevo y los programas de vacunación parece que avanzan a buen ritmo.

Por eso, es el mejor momento para que nuestro equipo coja fuerzas de nuevo. Y si lo hacemos colectivamente, como empresa, realmente nos responsabilizamos de que esto ocurra. Si todos desconectamos a la vez, a la vuelta nadie se estresa por encontrarse ante una pila de correos electrónicos pendientes de respuesta. También eliminamos esa presión innata que todos sentimos para "estar siempre conectados" y responder a los mensajes. Si todos nos separamos de la pantalla al mismo tiempo, todos conseguimos relajarnos de verdad, resetearnos y disfrutar del clima veraniego.

¿Significa esto que la plataforma o el soporte de Bitpanda estarán fuera de línea?

¡No, en absoluto! Tenemos preparado un equipo de cobertura superprofesional para poder mantener todos los proyectos siempre en marcha, de modo que nuestros usuarios seguirán teniendo acceso y disfrutando de soporte al cliente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nuestros clientes no notarán ninguna diferencia. Las personas de nuestro equipo de cobertura solo retrasarán un poco su también merecidísimo descanso. Ellos escogerán otro momento que les cuadre mejor.

Desarrollar la cultura del servicio es la clave del éxito de cualquier empresa, pero no pocas veces se pasa por alto. Como conclusión... siempre hay que cuidar a la gente, pero, sobre todo, en un contexto de hipercrecimiento como el nuestro, cuando el ritmo es rapidísimo.

A todo nuestro equipo de Bitpanda: ¡gracias por ser increíbles y, lo dicho, a recargar pilas!

Saludos desde Austria,

Eric y Paul