Lee este post en alemán, francés, inglés, italiano, polaco o turco.

Seguro que conoces algo sobre Bitcoin y Ethereum, ya sea desde hace tiempo, cuando surgieron, o ahora, si te acabas de incorporar al mercado de las criptomonedas. Estos dos gigantes han conseguido dominar el sector desde el principio. Mientras que Bitcoin se posiciona como la principal criptomoneda, es la tecnología que está detrás de la red Ethereum la que está impulsando un gran número de altcoins y aplicaciones financieras descentralizadas (DeFi) y, además, activando desarrollos con un enorme potencial.

El 30 de julio de 2021 se cumplirá el sexto aniversario del lanzamiento de la red Ethereum. Pero ese no es el único motivo de celebración, ya que el precio de ETH no ha dejado de alcanzar nuevos máximos históricos desde principios de este año. La pregunta es: ¿cómo ha acabado Ethereum siendo una fuerza tan vital en el mundo de las criptomonedas y qué hay detrás de sus fundamentos?

La red Ethereum (EVM)

Si has leído algunos de los artículos de nuestra sección de principiantes de la Bitpanda Academy, ya sabrás que Ethereum es una blockchain descentralizada conocida sobre todo por las DApps y los contratos inteligentes. Al igual que otras blockchains, se trata de una base de datos que se ejecuta en una red de ordenadores (llamados "nodos") en todo el mundo, donde las transacciones se comparten y actualizan simultáneamente. Esto significa que cada ordenador participante mantiene una copia actualizada del estado actual de la red Ethereum.

Ethereum, Ether (ETH) y gas

Aunque el término "Ethereum" se utiliza para designar varias cosas diferentes, a continuación presentamos algunas de las definiciones más comunes: Ethereum es el nombre que recibe la red Ethereum, pero Ether (ETH), la criptomoneda nativa de la red Ethereum que se utiliza en transacciones y como depósito de valor, también suele denominarse simplemente "Ethereum".

"Gas", por su parte, se refiere al esfuerzo de computación necesario para ejecutar dicha transacción. Este "gas" es el equivalente a las comisiones de red necesarias para procesar una transacción específica y se paga en Ether (ETH).

Contratos inteligentes

Entonces ¿por qué Bitcoin no evolucionó como lo hizo Ethereum? Fácil: por razones tecnológicas.

En programación informática, los lenguajes de scripting se utilizan para automatizar la ejecución de tareas. Mientras que la capacidad de scripting de Bitcoin se limita a las transacciones entre pares, Ethereum se propuso crear un sistema distribuido que también ofreciera funcionalidades para la automatización descentralizada de mecanismos para activos digitales.

La tecnología que da soporte a Ethereum permite que dos o más partes utilicen protocolos denominados contratos inteligentes. Estos contratos inteligentes realizan cálculos o acciones preestablecidas (si se activan ciertas condiciones) y gestionan tokens. Los contratos inteligentes son inmutables. Se utilizan en aplicaciones como las aplicaciones descentralizadas (Dapps), pero ofrecen muchas más posibilidades de uso.

Tokens

Básicamente, un token es un elemento único de un lenguaje de programación que se considera una unidad de valor. Existen distintas formas de diferenciar los tokens. Una es la diferencia que existe entre los tokens de seguridad y los tokens de utilidad. Un token de seguridad representa una acción en una empresa que emite el token, mientras que un token de utilidad, como el token del Bitpanda Ecosystem Token, BEST, proporciona acceso y capacidad para hacer uso de servicios específicos. Es el estándar de tokens ERC20 de Ethereum el que está detrás de una enorme gama de proyectos de blockchain.

Estándares de tokens ERC20 y ERC721

En la red Ethereum, los estándares (la forma acordada de hacer las cosas) garantizan la compatibilidad para todos los implementadores y usuarios. Las letras "ERC" proceden de "Ethereum Request for Comment", un documento que contiene reglas escritas por programadores de contratos inteligentes que se convierten en estándares en todo el ecosistema de Ethereum una vez que una propuesta de mejora es aceptada por la comunidad. Existe una amplia gama de estándares ERC, pero los más importantes son ERC20 y ERC721.

El estándar de tokens ERC20 es un estándar para los tokens fungibles (a continuación se ofrece más información sobre esto), como los tokens utilizados para las apuestas o los pagos, y es el estándar más utilizado en el mundo para el lanzamiento de tokens en una blockchain. Por otro lado, el estándar ERC721 es el estándar del token no fungible de Ethereum para la creación de un token único, como un registro de propiedad.

Tokens fungibles y no fungibles

¿Qué significan los términos "fungible" y "no fungible"? Cualquier activo fungible, como un billete de un dólar o un Bitcoin, se puede intercambiar por otro. Por ejemplo, las unidades de Bitcoin son tokens fungibles. La fungibilidad significa que una unidad de valor puede ser sustituida por otra idéntica.

Supongamos que vas de compras, pagas algo y te devuelven una moneda de un euro con la que otra persona pagó su compra. Esta moneda de un euro es fungible: la moneda en sí misma no importa, ya que tiene el mismo valor que todas las monedas de un euro y da igual qué moneda de un euro tengas en concreto.

Por su parte, un token no fungible (NFT) certifica un activo digital único que no es intercambiable. Un token no fungible puede utilizarse para representar digitalmente la propiedad que tiene una persona sobre un artículo único, como una obra artística o musical en la blockchain de Ethereum. Un token no fungible es único en su género, no puede ser modificado ni intercambiado por otro token. Por esta razón, los NFT, como registros de propiedad y almacenes de valor, se han puesto de moda en el mundo del arte.

Estamos convencidos de que el ecosistema que rodea a Ethereum sigue siendo uno de los proyectos más innovadores y emocionantes del espacio de las criptomonedas. ¿Tú qué opinas?

Comprar ETH hoy