Lee esta entrada en alemán, francés, inglés, turco, polaco e italiano.

Son tantos los mitos que existen en torno a la inversión que es casi imposible recogerlos todos. Quizás te asuste perder dinero o puede que seas de los que piensan que ya es muy tarde para empezar a invertir. En este artículo, desmentiremos 6 de los mitos más comunes, para demostrarte que todo el mundo puede invertir.

1. Invertir no es nada más que apostar

Esto será lo primero que escuches de alguien que no invierte. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En pocas palabras: no es cuestión de probabilidades. Por definición, apostar consiste en realizar una acción arriesgada con la esperanza de obtener un resultado deseado. De acuerdo con esto, lo que decimos podría parecer verdad. Lo que muchos pasan por alto es que no se especifica el nivel de riesgo. Invertir siempre conlleva un riesgo, pero este puede ser desde muy bajo hasta extremadamente alto. Si eres inversor a largo plazo, puede que prefieras un riesgo bajo; mientras que, si buscas una rentabilidad elevada a corto plazo, quizá debas asumir más riesgos. Asegúrate de que eliges el camino que te lleve a alcanzar tus metas, y aprende a hacer un presupuesto para invertir. Ya que estamos, queremos aprovechar este artículo para explicarte rápidamente la diferencia entre invertir y hacer trading. A veces se confunden: invertir consiste en tener una estrategia a largo plazo, pero el trading puede considerarse, de hecho, algo similar a una apuesta y a menudo implica estrategias de alto riesgo.

2. Si invierto, o me hago millonario o me voy a la ruina

Absolutamente falso, incluso aunque esas fueron las palabras exactas de un gurú millonario de Dogecoin en un anuncio de YouTube. Claro que uno se puede convertir en un inversor millonario, pero eso no ocurrirá de la noche a la mañana. Para que te pueda ir bien, tienes que aceptar el hecho de que, para hacer dinero, se necesita tiempo. Como ya se ha dicho, siempre hay un riesgo. Es decir, sí, por supuesto que podrías perder dinero, por eso es tan importante que te autoeduques en relación con las finanzas personales. Además, hay mucho margen de mejora y de errores. Por ejemplo, ponte a prueba primero empezando con tan solo 1 euro. Haz unas cuantas operaciones de trading, observa qué sucede y repite (o no). Así cogerás práctica en poco tiempo, sin que los errores te cuesten demasiado.

3. Es demasiado tarde para empezar a invertir

Importantísimo: adiós a los clichés. Nunca es tarde para empezar. Hablando en serio, los clichés son clichés precisamente por un motivo: generalizan situaciones de manera poco realista. De hecho, cuando escuches a alguien decirte esto, párate un segundo a pensarlo detenidamente: lo que está diciendo es, básicamente, que acaba de ver el futuro, decirte que ya no vale la pena invertir, que es demasiado tarde. Poco realista, ¿verdad? Así que, ¿por qué no empezar hoy mismo? Piensa en ese proverbio popular que dice: "El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora."

4. Hay que tener experiencia y conocimientos relevantes para invertir

Para invertir, no hace falta tener un título académico ni ninguna formación universitaria en el campo de las finanzas. Lo único que necesitas son dos cosas: un teléfono o un portátil y una conexión a Internet. Tan sencillo como eso. Todo el mundo empieza con estas herramientas para aprender a invertir e investigar. Lo demás solo depende de ti.

5. Es complicado navegar por las plataformas de inversión

Quien diga esto no conoce Bitpanda. Segurísimo. Somos conscientes de que la mayoría de las bolsas y brokers que existen resultan abrumadores y complicados de entrada. Precisamente por eso ofrecemos una interfaz estructurada, sencilla y fácil de usar, con un diseño fantástico, que la convierte en una plataforma práctica e intuitiva. ¿Prefieres invertir estés donde estés? Puedes hacerlo. Bitpanda App está disponible tanto para Android como para iOS. Haz todo desde un único lugar.

6. Invertir es cosa de ricos

Esta afirmación cae por su propio peso en un mundo en el que literalmente se puede empezar a invertir desde tan solo 1 euro. Tras verificar tu cuenta de Bitpanda y hacer un depósito mínimo de 25 euros, podrás explorar el interesante mundo de las inversiones tradicionales (invertir en acciones fraccionadas*, metales y ETF) o dejarte atrapar por la emoción que despiertan las criptomonedas y otros productos innovadores, como los primeros criptoíndices del mundo, los Bitpanda Crypto Indices. ¿Lo mejor de todo? Todos ellos ya están disponibles en un solo lugar: Bitpanda, la plataforma de inversión número 1 de Europa.

¿A qué estás esperando? Empieza a invertir!

La información contenida en este artículo tiene un carácter informativo general y no constituye en modo alguno un asesoramiento en materia de inversiones.