¿Qué son los fondos de cobertura?

Bitpanda

Por Bitpanda

que-son-fondos-cobertura

Cuando se introdujeron en los mercados los primeros fondos de cobertura, la estrategia que se pretendía con ellos era invertir en acciones y cubrir las posiciones mediante la venta en corto. El nombre del vehículo de inversión deriva del verbo "cubrir", que puede traducirse como "asegurar". Sin embargo, hoy en día los fondos de cobertura se centran en aumentar los rendimientos en lugar de minimizar los riesgos.

ATENCIÓN: Los fondos de cobertura son productos de alto riesgo y solo son adecuados para inversores experimentados y avanzados que tengan un sólido conocimiento de los mercados financieros y de capitales. Dependiendo de la jurisdicción, se aplican restricciones específicas a los inversores.

Los fondos de cobertura son fondos gestionados activamente que se centran en inversiones de alto riesgo y alto rendimiento. Como sabrás, los fondos de inversión contienen diferentes valores que se reúnen para alcanzar los objetivos de un fondo de inversión. Para ello, los gestores de fondos invierten el dinero de los inversores en diferentes sociedades e industrias con el objetivo básico de reducir el riesgo y maximizar los beneficios utilizando altos niveles de diversificación. Los fondos de cobertura, por el contrario, invierten de forma muy agresiva utilizando diferentes estrategias para aumentar sus rendimientos.

¿Cuáles son las características de los fondos de cobertura?

En general, los fondos de cobertura pueden invertir en una variedad mucho mayor de productos financieros que la mayoría de los demás fondos de inversión, gracias a sus estrategias agresivas, que recurren a una amplia gama de técnicas e instrumentos financieros, incluidos algunos que otros fondos de inversión tienen prohibido utilizar por ley.

Se trata de instrumentos como la venta en corto, los derivados, ciertos métodos de arbitraje y apalancamiento basados en el endeudamiento. Los fondos de cobertura pueden realizar estas inversiones de alto riesgo porque están sujetos a muchas menos normas que los fondos de inversión o fondos cotizados (ETF).

Ejemplos de técnicas y estrategias utilizadas por los fondos de cobertura

En una venta en corto, un inversor especula con la caída del precio de un valor para obtener beneficios. Toman prestados un gran número de valores, de donde procede el término "venta en corto/al descubierto", ya que el inversor no es propietario de esos valores, sino que los toma prestados del propietario. Este tipo de especulación, cuando los precios están bajando, también se llama "ir en corto" o "ponerse en corto".

Posiciones cortas y largas

El inversor vende ahora los valores que tomó prestados y espera/especula con que la caída del precio siga disminuyendo aún más, entre otras cosas porque otros inversores también están vendiendo como consecuencia de la caída del precio. En cuanto el precio ha alcanzado un nivel en el que parece haber un final, el inversor vuelve a comprar los valores al precio ahora más bajo y los devuelve al propietario, incluyendo una prima de préstamo con intereses. 

El mismo procedimiento se utiliza también cuando se prevé un aumento del precio, en cuyo caso esta estrategia se denomina "ir en largo" o "ponerse en largo". El inversor toma prestados los valores para venderlos al mayor precio posible y obtener así un beneficio. Luego devuelven los valores a cambio de una comisión.

Renta variable a largo y corto plazo

Cuando se utiliza una estrategia de inversión en renta variable a largo y corto plazo, por ejemplo, se toman posiciones largas con acciones con previsión de subida de precios y posiciones cortas en acciones cuyos precios se espera que bajen. La estrategia de los fondos a largo y corto plazo es conseguir beneficios gracias a una especie de neutralidad del mercado.

Basándose en su cartera ampliamente diversificada, un inversor busca beneficiarse de incremento de los precios de las acciones en las posiciones largas y de las bajadas de precios en las posiciones cortas simultáneamente. Con ello se pretende maximizar el potencial alcista de los mercados, limitando al mismo tiempo los riesgos a la baja. De esta manera las acciones infravaloradas pueden mantenerse en previsión de la subida de los precios, mientras que, al mismo tiempo, las acciones sobrevaloradas se "ponen en corto" para minimizar las pérdidas. Fue el intento de alcanzar el equilibrio mediante esa "cobertura" intrafondos lo que dio nombre a los fondos de cobertura. 

*Sin embargo, a pesar de este equilibrio de riesgos, al menos una parte de los activos del fondo siempre está expuesta a elevados riesgos financieros y a posibles impagos debido a la incierta evolución futura del mercado.

Derivados

Los derivados son contratos financieros cuyo valor se basa en otros activos subyacentes, como materias primas, metales preciosos, divisas, acciones, índices bursátiles, bonos y otros. Ejemplos conocidos de instrumentos derivados son los futuros, las opciones, los contratos a plazo y los swaps.

Una opción es un instrumento contractual. Consiste en un contrato a plazo condicional que otorga al comprador derechos especiales de compra. Si un inversor invierte en una opción, recibe el derecho a comprar un activo a un precio determinado, pero no está obligado a realizar la compra.

Riesgo simétrico y riesgo asimétrico

En cualquier situación, un riesgo dará lugar (normalmente) a una ganancia o a una pérdida. Así pues, un posible riesgo positivo (como una posibilidad de beneficio) se opone simétricamente a un posible riesgo negativo (como una posibilidad de pérdida). 

En cambio, en el caso del riesgo asimétrico, el rendimiento de una inversión depende de la dirección del cambio de una variable y/o de los factores de influencia externos. Por lo tanto, el riesgo aquí está distribuido de forma desigual. Dado que una opción otorga al comprador el derecho a elegir (la opción) de una compra o de retirarse del contrato, mientras que el vendedor contrae la obligación de ejecutar el contrato, el perfil de riesgo de esta operación es asimétrico. 

Es precisamente por esta razón por la que la mayoría de los fondos de cobertura hacen trading con derivados: porque ofrecen un riesgo asimétrico. Por otro lado, se ha demostrado que los usuarios de derivados tienen, en algunos casos, menores riesgos de los precios de los fondos, así como menores riesgos de mercado.

¿Cómo funciona una opción en un fondo de cobertura?

En nuestro ejemplo, una acción cotiza a un precio de 100 € y el aumento de precio esperado es significativo. Sin embargo, para evitar el riesgo de incurrir en pérdidas con la compra directa de una gran cantidad, como 2.000 acciones (en el caso de que no se produzca finalmente la fuerte subida de precios esperada), el gestor del fondo de cobertura compra una opción de compra sobre 2.000 acciones por una prima comparativamente pequeña.

Lo anterior les da derecho a invertir en la acción al precio actual antes de una fecha determinada en el futuro. Si el precio de la acción sube bruscamente como se espera, ejercen la opción y obtienen un beneficio. Si el precio no sube o incluso ve una caída, la pérdida sufrida se limita a la comisión pagada. 

Efecto de apalancamiento

Otra estrategia de los fondos de cobertura es intentar conseguir una mayor rentabilidad de la renta variable gracias a la financiación de la deuda, utilizando lo que se llama "el efecto de apalancamiento". Esta estrategia consiste en reunir capital en forma de préstamo para maximizar la rentabilidad. 

En nuestro ejemplo, tenemos 100.000 € de capital social que queremos invertir para conseguir una rentabilidad del 10 %. Por lo tanto, se contrata un préstamo adicional (capital prestado) por el mismo importe a un tipo de interés del 5 % para invertir aún más, suponiendo que un rendimiento del 10 % también se puede conseguir con el importe invertido. Si las cosas van según lo previsto, el rendimiento total del capital aumenta hasta el 15 % y se observa un efecto de apalancamiento positivo. Hay que devolver el importe del préstamo y el 5 % de intereses.

Sin embargo, por supuesto, no hay ninguna garantía de que se logre realmente el rendimiento previsto. En caso de apalancamiento negativo, hay que devolver el importe del préstamo más los intereses, lo que, en el peor de los casos, puede suponer la quiebra tanto de un fondo como de sus inversores. ATENCIÓN: Este tipo de inversión conlleva una especulación de alto riesgo con posible pérdida total si no se alcanza el rendimiento previsto.

Arbitraje de volatilidad

Por último, existe una estrategia conocida como arbitraje de volatilidad. La volatilidad de un precio o tasa es la velocidad de movimiento/fluctuación de los precios o el movimiento ascendente/descendente de un mercado. 

El arbitraje de la volatilidad trata de las técnicas de arbitraje relacionadas con el fenómeno de la volatilidad. Cuando hay movimientos rápidos y grandes del precio de un activo, se habla de "alta volatilidad". El arbitraje es un intento de beneficiarse de la compra y la venta simultáneas del mismo activo, aprovechando las diferencias y los movimientos de precios de un activo en diferentes mercados o plazas. 

Especulación sobre la volatilidad

En este caso, es la volatilidad la medida relativa y no el precio de un activo . El objetivo principal es especular con la volatilidad (fluctuaciones de precios) del subyacente (materias primas, metales preciosos, etc.), en lugar de hacerlo directamente con el precio del subyacente. En el sentido más amplio, el objetivo es "comprar volatilidad" cuando está baja y "vender" cuando está alta. 

Un ejemplo de arbitraje de volatilidad es el trading de una opción y su correspondiente subyacente en una cartera "delta-neutral". Dicha cartera se compone de valores relacionados (sobre todo opciones y los correspondientes subyacentes). Como los componentes delta positivos y negativos suelen compensarse entre sí, el valor de la cartera permanece prácticamente inalterado aunque el valor de un valor subyacente cambie ligeramente. 

La fijación del precio de las opciones es compleja y está influida por varios factores, como la volatilidad, el tipo de interés, el vencimiento, los posibles dividendos y otros. Las fluctuaciones del precio del subyacente de una opción influyen en el precio de esta. Por esta razón, el precio esperado de una opción podrá diferir del precio real. 

La evolución del precio de un valor prevista durante el plazo de la opción se denomina "volatilidad implícita". Los inversores utilizan esta cifra clave para estimar la fluctuación futura (volatilidad) del precio del valor en función de determinados factores. La fluctuación está directamente influida por la oferta y la demanda de opciones y la evolución prevista de sus precios. La alta volatilidad del valor subyacente da lugar a un mayor valor de la opción.

Cartera delta neutral

Explica la diferencia entre la volatilidad implícita (esperada) de la opción y la volatilidad prevista del subyacente, que conlleva una diferencia entre el precio esperado y el precio de mercado (actual) de la opción. En consecuencia, un inversor está interesado en opciones con una volatilidad implícita que sea significativamente mayor o menor que la volatilidad prevista del precio del subyacente. 

Ahora entran de nuevo en juego nuestras posiciones largas y cortas. Por ejemplo, si el inversor cree que una opción está infravalorada, puede comprar esta opción de compra larga y abrir al mismo tiempo una posición corta con el subyacente. Al hacerlo, especula con una posición de arbitraje que mantiene como delta neutral la cartera. Si, permaneciendo invariable el precio del subyacente, la volatilidad implícita aumenta más tarde y la opción sube hasta el valor justo (acordado por el emisor/vendedor y el comprador), entonces el comprador obtendrá un beneficio.

¿Quién puede invertir en fondos de cobertura?

No todos los inversores pueden invertir en fondos de cobertura a su antojo, ya que estos últimos son productos financieros que no suelen ofrecer las disposiciones de protección al inversor exigidas por la ley. Por lo tanto, las leyes obligan a que solo sean accesibles a todos los tipos especiales de fondos de cobertura. 

¿Cómo puedo invertir?

¿Estás listo para empezar a invertir? Simplemente abre tu cuenta en Bitpanda: con Bitpanda Stocks puedes invertir en acciones* y ETF* de forma fraccionada y desde tan solo 1 €, sin comisiones y con spreads ajustados. Ahora ofrecemos más de 1.000 activos en nuestra plataforma. 

Este artículo del blog no se destina a un uso como guía general de inversión y no constituye un consejo de inversión ni una oferta o solicitud de compra de ningún activo. *Bitpanda Stocks permite invertir en acciones fraccionadas. Las acciones fraccionadas en Europa se habilitan siempre a través de un contrato que replica la acción o el ETF subyacentes (instrumentos financieros según la sección 1 apartado 7 lit. d WAG 2018). Invertir en acciones y ETF conlleva riesgos. Para más detalles, consulta el folleto y los documentos de información clave (KID) sobre PRIIP en bitpanda.com.



Bitpanda

Bitpanda